¿Qué precio estas dispuesto a pagarle a la vida?

¿Qué precio estas dispuesto a pagarle a la vida?

Lo peor de la vida no es la muerte, sino el saber que al final de tus días no hayas vivido como te hubiera gustado hacerlo.

La hipoteca vital, así es como yo le llamo a eso que otros le llaman vida (entendiendo que han hipotecado su vida, porque no hacen lo que les gustaría sino lo necesario para pagar la hipoteca de la casa que seguramente no necesitan), han comprometido su vida a una causa que les obliga a renunciar a lo que más les gusta, estas personas dicen una y otra vez, – Me gustaría cambiar de trabajo, pero no puedo, necesito pagar la hipoteca.

Este post es para los que quieran hipotecar su vida, pero para una causa mayor, diseñar como realmente te gustaría vivir. La mayoría de la población trabaja durísimo, sin embargo, no lo hacen de la forma adecuada. El otro día observaba a una persona que rebuscaba en la basura y me plantee sino sería ese uno de los trabajos más duros que hay, y me hice la siguiente pregunta, ¿cuánta gente de las que vivimos cómodamente tendríamos la audacia y el talento de poder vivir con los restos y basuras de los demás? ¡Esta gente es increíble! Las admiro. Sin embargo, los resultados que obtenemos son consecuencia del precio que hemos decido pagarle a la vida. Si estás leyendo esto seguramente tú no corres el mismo peligro que el señor que rebuscaba en la basura, pero igualmente te animo a que cada día pagues la cuota de” Los socios de una vida mejor S.A” para ello empieza a hacer todos los días lo siguiente:

  • Lee todos los días 30 minutos diarios, literatura de calidad, no me refiero a novelas, sino a esos libros que están en la sección de desarrollo personal en las librerías, da igual lo cansado que estés, donde estés o con quien estés, paga el precio cada día para una vida mejor. Tus resultados económicos crecerán en la medida que lo hagan tus conocimientos y tu como persona.
  • Busca formaciones en Internet (las hay de todo y gratuitas) de lo que realmente te gustaría vivir, se ambicioso, no pongas los pies en la tierra eso te dejaría donde actualmente estas.
  • Cuida de tu cuerpo como si fuera un templo, práctica 30 minutos de deporte al menos 5 días a la semana.
  • Deja que la humildad y la gratitud inunden tu vida.
  • Coge al rencor, la irá, la envidia y guárdala en un cajón bajo llave.
  • Nunca digas más frases del tipo, siempre me hacen lo mismo, a partir de ahora ya no me voy a portar bien con la gente, ¡No! No vivas tu vida según los defectos de otras personas, se autentico y genuino, empieza a ser como te gustaría que fueran los demás y no te salgas de ahí, ¡Nunca!

Este es el precio que la gente exitosa paga cada día de su vida. No conozco a nadie que haciendo esto no haya llevado su vida al siguiente nivel. ¿Y tú? ¿Qué precio estas dispuesto a pagarle a la vida?

La moraleja; Hay que darse cuenta que estamos dispuestos a realizar trabajos durísimos, de hacer jornadas interminables, con unas condiciones malísimas, y sin embargo no estamos dispuesto a pagar un precio “mayor” a la vida, es decir, hacer cosas como la de la lista que te he recomendado.

Raúl Sanchís
Raúl Sanchís
Yo soñaba con esto, ¿y tú?